Israel se mueve

marihuana

Imaginemos que tenemos, como consumidores de marihuana, un banco de semillas preferido (por ejemplo, la Amnesia Haze), y que tenemos más o menos claro si en nuestra ciudad se puede consumir, o está permitida la tenencia hasta determinados gramos, o si podemos cultivar… Esto, que podría parecer algo de lo que estar fácilmente seguro, puede ser extremadamente complicado. Pero es que además, nada es lo que parece en este tema, que desafía todos nuestros estereotipos y prejuicios, como ocurre con toda polémica que se precie de serlo. Los problemas relacionados con el cannabis son intrincados porque tienen ramificaciones en política pura y dura, sanidad, economía (por ejemplo, impuestos), fuerzas de seguridad, relaciones internacionales… La lista sería interminable. Y si además hay problemas o tensiones preexistentes, las dificultades se multiplican. Esto ocurre en España en regiones como el País Vasco (¿quién tiene la soberanía para legislar sobre esta cuestión? ¿El gobierno vasco o el central?), o en estados de América del Norte en los que, de un kilómetro a otro, pasamos de una permisividad absoluta a castigos duros e implacables.

En Israel, un país en el que casi todo es político, el Ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan ha anunciado un plan que llevaría a este país al camino de la despenalización. Afirma que toda decisión será tomada pensando en las inevitables consecuencias políticas, pero se aleja definitivamente de una legislación dura para acercarse a una política de multas que podría derivar en la despenalización total del uso lúdico. El Ministro lo ha definido como “despenalización con responsabilidad”, y ha propuesto instaurar una política de “cuatro avisos”. Este sistema multaría las dos primeras veces a los infractores (que portaran más de 15 gr de marihuana), a la tercera se tomaría una medida más coercitiva como retirada del carnet de conducir u obligatoriedad de realizar un programa de rehabilitación y solo a la cuarta se pondrían en marcha acciones penales.

Está claro que es el camino hacia la desestigmatización de todo un sector (consumidores de cannabis en Israel, una cifra que algunos extienden a un millón de usuarios) y también facilita el emprendimiento empresarial y el cobro de impuestos sobre una sustancia que en último término convive con otras legales desde tiempos inmemoriales.

Si le ha gustado este post, asegúrese de suscribirse a mi RSS feed!

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>