Ciempiés devora por dentro a una víbora que lo había tragado antes. La serpiente no contó…