Esta sorprendente fotografía fue tomada por Bertrand Kulik en julio de 2008, y recoge el instante justo…